ORACIÓN A LA VIRGEN DE LA SALUD

¡Virgen María, Madre de la Salud! Tu Hijo divino te encargó que fueras también Madre de todos los hombres. Desde entonces, con admirable fidelidad, has estado presente en la vida de la Iglesia y de cada uno de sus hijos; como ejemplar de todas las virtudes personales y comunitarias; como medianera nuestra ante Dios, y como madre de la vida divina que Cristo nos comunica.
Tú conoces nuestros sufrimientos y problemas, nuestras infidelidades y caídas. A ejemplo tuyo y con tu ayuda, aceptamos el plan de nuestro Padre Celestial que, en Cristo y por el Espíritu Santo quiere salvarnos a través de las pruebas y sufrimientos de la vida temporal, hasta darnos la plenitud de su vida sin término. Amén.

domingo, 17 de julio de 2016

REFLEXIÓN DEL PAPA FRANCISCO SOBRE EL RELATO DE MARTA Y MARÍA

El Evangelio de Marta y María centró el rezo del ángelus de este domingo del Papa Francisco, quien aprovechó para hablar de la hospitalidad y denunciar cómo en muchos centros de ancianos no se busca acoger y escuchar, sino otros intereses que nada tienen que ver con la fraternidad.
“La hospitalidad aparece verdaderamente como una virtud humana y cristiana, una virtud que en el mundo de hoy está en riesgo de ser descuidada”, subrayó el Papa durante el rezo del ángelus.
“Se multiplican los hogares de ancianos, pero no siempre en estos ambientes se practica una verdadera hospitalidad”, denunció. De hecho, “se da vida a varias instituciones que proveen a muchas formas de enfermedad, de soledad, de marginación, pero disminuyen la probabilidad para quien es extranjero, marginado, excluido de encontrar cualquier puesto disponible y escucharlo”.
El Santo Padre también denunció que esto suceda “en la propia casa, entre los propios familiares” que “buscan encontrar más fácilmente servicios y cuidados diversos antes que escucha y acogida”.
“Ambas ofrecen acogida al Señor, pero lo hacen de modo diverso. María se sienta a los pies de Jesús y escucha su palabra, en su lugar, Marta está afanada en preparar cosas”, explicó el Papa.
“En su afanarse y darse a hacer Marta se arriesga a olvidar lo más importante, es decir, la presencia del invitado, de Jesús”.
Francisco señaló que “el invitado no va simplemente servido, nutrido, acogido” sino que necesita “sobre todo que sea escuchado, acogido como persona, con su historia, con su corazón rico de sentimientos y pensamientos, para que así puede sentirse realmente en familia”.
El Santo Padre pidió no olvidar que “también en la casa de Marta y María, Jesús, antes de ser Señor y Maestro, es peregrino e invitado”. Y por eso Jesús le dice “Marta, Marta, ¿por qué te preocupas y te agitas por muchas cosas que hacer por el invitado hasta olvidar su presencia?”.
En definitiva, “para acogerlo no son necesarias muchas cosas” sino solo una: “escucharlo, demostrarle una actitud de hermano, de modo que parezca que esté en familia y no en un refugio temporal”.
Tomado de: https://www.aciprensa.com/noticias/el-papa-invita-a-ser-hospitalario-con-el-projimo-y-acoger-al-que-tiene-necesidad-63299/

domingo, 10 de julio de 2016

FIESTA PRINCIPAL DE NUESTRA SEÑORA DE LA SALUD

Apreciados peregrinos, como todos los años, el SEGUNDO DOMINGO DE SEPTIEMBRE celebramos con solemnidad, con alegría y mucha fe, la fiesta de Nuestra Señora de la Salud. Todos invitados a expresarle nuestro amor a la reina del cielo, a nuestra Madre María. 


Si alguno desea dar alguna donación para la fiesta de la Virgen puede hacerlo en el despacho parroquial. Dios bendecirá su generosidad. 

MENSAJE DEL PAPA EN LA PARÁBOLA DEL BUEN SAMARITANO

El Papa Francisco presidió un domingo más el ángelus desde la ventana del estudio del palacio apostólico y comentó la parábola del “buen samaritano” afirmando que “este es el camino para entrar en la vida eterna”.
Este relato “indica un estilo de vida, en cuyo centro no estamos nosotros mismos sino los otros, con sus dificultades, que encontramos en nuestros camino y que nos interpelan”.
Al igual que en el Evangelio, Francisco aseguró que cada uno puede preguntarse “¿quién es mi prójimo?” y por eso Jesús respondió con esta parábola en la que se cuenta cómo habiendo un hombre en una calle de Jerusalén unos bandidos le asaltaron y dejaron abandonado. Pasó un sacerdote, luego un levita, pero no le ayudaron. Después pasa un samaritano, un habitante de Samaria, una región despreciada por los judíos, y él lo ayuda.
El Papa explicó que esto muestra cómo no se debe “catalogar a los otros para decidir quien es mi prójimo y quien no lo es”. “Depende de mi ser o no ser prójimo de la persona que encuentro y que tiene necesidad de ayuda, también si es extraña o quizás hostil”, añadió.
“La actitud del buen samaritano es necesaria para dar prueba de nuestra fe, la cual ‘si no está hecha de obras en sí misma está muerta’, como recuerda el apóstol Santiago”.
Francisco destacó que “mediante las buenas obras, que hacemos con amor y con alegría hacia el prójimo, nuestra fe nace florece y lleva fruto”.
El Pontífice pidió preguntarse si la fe de cada uno es fecunda, si produce buenas obras o sin embargo “es más estéril y entonces está más muerta que viva”.
“Al final seremos juzgados sobre las obras de misericordia, el Señor podrá decirte: ‘¿Te acuerdas de aquella vez, sobre la calle de Jerusalén a Jericó? Ese hombre medio muerto era yo’”.
El Santo Padre concluyó pidiendo ayuda a la Virgen María para “caminar en la vía del amor generoso hacia los otros, la vía del buen samaritano”.

viernes, 1 de julio de 2016

Papa Francisco nombra obispos para Soacha y Málaga Soatá

Obispo de Soacha y Málaga Soatá
El Papa Francisco ha nombrado como obispo de Soacha a monseñor José Daniel Falla Robles, hasta ahora obispo auxiliar de Cali y al padre José Libardo Garcés Monsalve, hasta el momento párroco de la Catedral Nuestra Señora del Rosario y Canciller en la arquidiócesis de Manizales como obispo de Málaga Soatá.
Monseñor José Daniel Falla Robles nació en Bogotá el 7 de octubre de 1956. Recibió la Ordenación Sacerdotal, de manos del entonces Arzobispo de Bogotá, Cardenal Mario Revollo Bravo, el 28 de noviembre de 1992. El 15 de abril de 2009 Su Santidad Benedicto XVI lo nombró Obispo titular de Calama y Auxiliar de la Arquidiócesis de Cali y fue ordenado en la Catedral Primada de Colombia el 20 de junio de 2009. La XCIII Asamblea Plenaria de julio de 2012 lo nombró Secretario General de la Conferencia Episcopal y la XCIX Asamblea Plenaria de julio de 2015 lo reeligió.
El padre José Libardo Garcés Monsalve nació en Aguadas (Arquidiócesis de Manizales) el 26 de septiembre de 1967 y fue ordenado Sacerdote el 27 de noviembre de 1993 para la Arquidiócesis de Manizales.
Tomado de: http://www.cec.org.co/sistema-informativo/destacados/papa-francisco-nombra-obispos-para-soacha-y-m%C3%A1laga-soat%C3%A1

jueves, 23 de junio de 2016

Iglesia saluda acuerdo de cese bilateral

Resultado de imagen para conferencia episcopal de colombiaLa Iglesia Católica en Colombia calificó como "histórico" la decisión de las delegaciones del Gobierno Nacional y de las FARC-EP, de firmar el acuerdo de cese el fuego y de hostilidades, bilateral y definitivo. 
A través de un comunicado de prensa, el secretario general del episcopado, monseñor José Daniel Falla Robles, afirmó que se espera que este acuerdo "sea el primer paso para construir la paz" y que brinde las garantías en el respeto a los derechos humanos.
Imagen referencial / Bandera de Colombia. Foto: Flickr Politécnico Grancolombiano Departamento de Comunicaciones (CC BY-NC 2.0).Así también, recordó al Gobierno que es necesario ofrecer a la opinión pública una información suficiente, clara y veraz sobre los acuerdos. 
Pidió que existan protocolos claros y públicos que informen sobre el procedimiento para la destrucción de las armas y que sea pública.
Finalmente recordó que la Iglesia continuará trabajando por la paz en el país y así como acompañó a las víctimas, durante el tiempo de guerra, también acompaña este momento histórico.

Tomado de: www.cec.org.co

sábado, 18 de junio de 2016

FELIZ DIA PAPÁ

Reciban todos un feliz día del Padre. Que San José sea un modelo que los acompañe y guíe en esa preciosa labor de ser padres. En ustedes está la responsabilidad de hacer de los hijos buenos cristianos de HOy y del mañana. A continuación les comparto una reflexión del Papa Francisco sobre los padres:

Cada familia necesita del padre. Hoy nos centramos en el valor de su papel, y quisiera partir de algunas expresiones que se encuentran en el libro de los Proverbios, palabras que un padre dirige al propio hijo, y dice así: «Hijo mío, si se hace sabio tu corazón, también mi corazón se alegrará. Me alegraré de todo corazón si tus labios hablan con acierto» (Pr 23, 15-16). No se podría expresar mejor el orgullo y la emoción de un padre que reconoce haber transmitido al hijo lo que importa de verdad en la vida, o sea, un corazón sabio. Este padre no dice: «Estoy orgulloso de ti porque eres precisamente igual a mí, porque repites las cosas que yo digo y hago». No, no le dice sencillamente algo. Le dice algo mucho más importante, que podríamos interpretar así: «Seré feliz cada vez que te vea actuar con sabiduría, y me emocionaré cada vez que te escuche hablar con rectitud. Esto es lo que quise dejarte, para que se convirtiera en algo tuyo: el hábito de sentir y obrar, hablar y juzgar con sabiduría y rectitud. Y para que pudieras ser así, te enseñé lo que no sabías, corregí errores que no veías. Te hice sentir un afecto profundo y al mismo tiempo discreto, que tal vez no has reconocido plenamente cuando eras joven e incierto.
Te di un testimonio de rigor y firmeza que tal vez no comprendías, cuando hubieses querido sólo complicidad y protección. Yo mismo, en primer lugar, tuve que ponerme a la prueba de la sabiduría del corazón, y vigilar sobre los excesos del sentimiento y del resentimiento, para cargar el peso de las inevitables incomprensiones y encontrar las palabras justas para hacerme entender. Ahora —sigue el padre—, cuando veo que tú tratas de ser así con tus hijos, y con todos, me emociono. Soy feliz de ser tu padre». Y esto lo que dice un padre sabio, un padre maduro. Un padre sabe bien lo que cuesta transmitir esta herencia: cuánta cercanía, cuánta dulzura y cuánta firmeza. Pero, cuánto consuelo y cuánta recompensa se recibe cuando los hijos rinden honor a esta herencia. Es una alegría que recompensa toda fatiga, que supera toda incomprensión y cura cada herida.
La primera necesidad, por lo tanto, es precisamente esta: que el padre esté presente en la familia. Que sea cercano a la esposa, para compartir todo, alegrías y dolores, cansancios y esperanzas. Y que sea cercano a los hijos en su crecimiento: cuando juegan y cuando tienen ocupaciones, cuando son despreocupados y cuando están angustiados, cuando se expresan y cuando son taciturnos, cuando se lanzan y cuando tienen miedo, cuando dan un paso equivocado y cuando vuelven a encontrar el camino; padre presente, siempre. Decir presente no es lo mismo que decir controlador. Porque los padres demasiado controladores anulan a los hijos, no los dejan crecer.
Todos conocen esa extraordinaria parábola llamada del “hijo pródigo”, o mejor del “padre misericordioso”, que está en el Evangelio de san Lucas en el capítulo 15 (cf. 15, 11-32). Cuánta dignidad y cuánta ternura en la espera de ese padre que está en la puerta de casa esperando que el hijo regrese. Los padres deben ser pacientes. Muchas veces no hay otra cosa que hacer más que esperar; rezar y esperar con paciencia, dulzura, magnanimidad y misericordia.
Un buen padre sabe esperar y sabe perdonar desde el fondo del corazón. Cierto, sabe también corregir con firmeza: no es un padre débil, complaciente, sentimental. El padre que sabe corregir sin humillar es el mismo que sabe proteger sin guardar nada para sí. Una vez escuché en una reunión de matrimonios a un papá que decía: «Algunas veces tengo que castigar un poco a mis hijos… pero nunca bruscamente para no humillarlos». ¡Qué hermoso! Tiene sentido de la dignidad. Debe castigar, lo hace del modo justo, y sigue adelante.
Así, pues, si hay alguien que puede explicar en profundidad la oración del “Padrenuestro”, enseñada por Jesús, es precisamente quien vive en primera persona la paternidad. Sin la gracia que viene del Padre que está en los cielos, los padres pierden valentía y abandonan el campo. Pero los hijos necesitan encontrar un padre que los espera cuando regresan de sus fracasos. Harán de todo por no admitirlo, para no hacerlo ver, pero lo necesitan; y el no encontrarlo abre en ellos heridas difíciles de cerrar.
La Iglesia, nuestra madre, está comprometida en apoyar con todas las fuerzas la presencia buena y generosa de los padres en las familias, porque ellos son para las nuevas generaciones custodios y mediadores insustituibles de la fe en la bondad, de la fe en la justicia y en la protección de Dios, como san José.

sábado, 4 de junio de 2016

INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

Al día siguiente de la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, la Iglesia celebra la Fiesta del Inmaculado Corazón de María con la finalidad de manifestar que estos dos corazones son inseparables y que María siempre lleva a Jesús.
Esta celebración fue establecida por el Papa Pío XII en 1944 para que por medio de la intercesión de María se obtenga "la paz entre las naciones, libertad para la Iglesia, la conversión de los pecadores, amor a la pureza y la práctica de las virtudes".
Resultado de imagen para inmaculado corazon de mariaSan Juan Pablo II declaró que esta festividad en honor a la Madre de Dios es obligatoria y no opcional. Es decir, que debe realizarse en todo el mundo católico.
Durante las apariciones de la Virgen de Fátima a los tres pastorcitos en 1917, nuestra Señora le dijo a Lucía: “Jesús quiere servirse de ti para darme a conocer y amar. Quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón”.
“A quien le abrazare prometo la salvación y serán queridas sus almas por Dios como flores puestas por mí para adornar su Trono".
En otra ocasión les dijo: "¡Sacrificaos por los pecadores y decid muchas veces, y especialmente cuando hagáis un sacrificio: Oh, Jesús, es por tu amor, por la conversión de los pecadores y en reparación de los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María!”
Muchos años después, cuando Lucía era postulante en el Convento de las Doroteas en Pontevedra (España), la Virgen se le aparece con el niño Jesús y, mostrándole su corazón rodeado de espinas, le dijo: “Mira, hija mía, mi Corazón cercado de espinas que los hombres ingratos me clavan sin cesar con blasfemias e ingratitudes”.
“Tú, al menos, procura consolarme y di que a todos los que, durante cinco meses, en el primer sábado, se confiesen, reciban la Sagrada Comunión, recen el Rosario y me hagan compañía durante 15 minutos meditando en los misterios del rosario con el fin de desagraviarme les prometo asistir en la hora de la muerte con las gracias necesarias para su salvación".
tomado de: www.aciprensa.com