ORACIÓN A LA VIRGEN DE LA SALUD

¡Virgen María, Madre de la Salud! Tu Hijo divino te encargó que fueras también Madre de todos los hombres. Desde entonces, con admirable fidelidad, has estado presente en la vida de la Iglesia y de cada uno de sus hijos; como ejemplar de todas las virtudes personales y comunitarias; como medianera nuestra ante Dios, y como madre de la vida divina que Cristo nos comunica.
Tú conoces nuestros sufrimientos y problemas, nuestras infidelidades y caídas. A ejemplo tuyo y con tu ayuda, aceptamos el plan de nuestro Padre Celestial que, en Cristo y por el Espíritu Santo quiere salvarnos a través de las pruebas y sufrimientos de la vida temporal, hasta darnos la plenitud de su vida sin término. Amén.

domingo, 19 de marzo de 2017

DOMINGO DEL ENCUENTRO DE JESÚS Y LA SAMARITANA

Durante el rezo del Ángelus de este domingo, el Papa Francisco exhortó a los fieles presentes en la Plaza de San Pedro del Vaticano a acercarse a Jesús y a saciar su sed en la fuente de "agua viva" que es su Palabra.
El Evangelio de este tercer domingo de Cuaresma presenta el diálogo de Jesús con la samaritana. “El encuentro se produce cuando Jesús atravesaba la Samaria, región entre Judea y Galilea, habitada por gente que los judíos despreciaban por considerarla herética. Pero, sin embargo, esta población será una de las primeras en adherirse a la predicación cristiana de los apóstoles”, explicó el Santo Padre.
Francisco destacó el encuentro de Jesús con la samaritana como un ejemplo que puede ayudar en Cuaresma a renovarse espiritualmente: “este tiempo de Cuaresma es la ocasión propicia para acercarnos a Jesús, de encontrarlo en la oración en un diálogo de corazón a corazón, ver su rostro en el rostro del hermano o de la hermana que sufre. De esa manera, podemos renovar en nosotros la gracia del Bautismo, saciarnos en la fuente de la Palabra de Dios y de su Santo Espíritu, y así descubrir también la alegría de convertirnos en instrumentos de reconciliación, y en instrumentos de paz en la vida cotidiana”.
“Mientras los discípulos entran en una aldea para buscar de comer, Jesús se queda junto a un pozo y pide agua para beber a una mujer que estaba allí para coger agua. A partir de esa petición comienza un diálogo. ¿Cómo es posible que un judío se dignara a pedir algo a una samaritana? Jesús responde: si tú supieras quién soy yo, y el don que tengo para ti, serías tú la que pedirías y yo el que te daría el ‘agua viva’, un agua que sacia toda la sed y que se convierte en fuente inagotable en el corazón de quien la bebe”.
Resultado de imagen para jesus y la samaritana junto al pozo
“Ir al pozo a buscar agua es agotador y molesto –reconoció el Papa–, sería bello tener a disposición una fuente inagotable. Pero Jesús habla de un agua diferente. Cuando la mujer se da cuenta de que el hombre con el que habla es un profeta, le confía su propia vida y le cuestiona sobre asuntos religiosos. Su sed de afecto y de vida plena no está saciada por los cinco maridos que había tenido: ha experimentado desilusión y desengaño”.
“Por lo tanto, la mujer estaba admirada por el gran respeto que Jesús mostraba hacia ella, y cuando Él le habla incluso de la verdadera fe, como una relación con Dios Padre ‘en espíritu y verdad’, entonces intuye que aquel hombre podría ser el Mesías, y Jesús, cosa rarísima, lo confirma: ‘Soy yo, que hablo contigo’”.
En este sentido, el Obispo de Roma llamó a recordar la gracia del Bautismo, fuente del "agua viva" que da Jesús: “el agua que nos da la vida eterna brotó sobre nuestro corazón el día de nuestro Bautismo. De esa manera, Dios nos transformó y nos colmó de su gracia. Pero tal vez hemos olvidado este gran regalo, o lo hemos reducido a un mero dato biográfico”. “Tal vez andamos a la búsqueda de ‘pozos’ cuya agua no nos saciará. Por lo tanto, este Evangelio es justo para nosotros. Jesús nos habla a nosotros como habló a aquella Samaritana. Ciertamente, ya lo conocíamos, pero quizás no habíamos mantenido un encuentro personal con Él, y no lo habíamos reconocido como a nuestro Salvador”.
Tomado de: https://www.aciprensa.com/noticias/el-papa-francisco-anima-a-saciar-la-sed-con-el-agua-viva-de-la-palabra-de-jesus-14731/

viernes, 10 de marzo de 2017

EL PAPA FRANCISCO VIENE A COLOMBIA

Así lo anunció el Nuncio Apostólico, monseñor Ettore Balestrero, durante una rueda de prensa que se celebró este viernes 10 de marzo en instalaciones de la Conferencia Episcopal. El Papa Francisco visitará Colombia del 6 al 10 de septiembre de 2017 y estará presente en Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena.
“El Papa quiere venir al encuentro de los colombianos, viene por quienes están en las ciudades y por los que viven en el campo y tienen una cultura y unas necesidades diferentes; por los ricos y por los pobres; por los jóvenes y por los ancianos”, aseguró el diplomático.
El Nuncio destacó que la visita del Papa tendrá como destino único nuestro país y que esto no es habitual. “Es importante subrayar que el viaje tendrá como único destino a Colombia y durará 4 días enteros: un período muy consistente, si lo comparamos con la duración ordinaria de los viajes pontificios. Es raro que el Papa visite solo un país y que incluso se detenga allí 4 días. Esto manifiesta la importancia que Francisco le atribuye a este Viaje y, en el fondo, a Colombia”, aseguró Ballestrero.
El Nuncio subrayó que la visita del Papa Francisco se produce acogiendo la invitación de los obispos del país y del Gobierno nacional.
Informó que la preparación, por parte de la Iglesia, estará a cargo de monseñor Fabio Suescún Mutis, quien fue uno de los organizadores de la visita de San Juan Pablo II en 1986. 
Monseñor Ballestrero aclaró que la visita es de orden espiritual por lo tanto invita a todos los colombianos a que nos preparemos para recibir al Vicario de Cristo en nuestro país.
Algunos datos:
  • Esta será la tercera vez que un pontífice visite Colombia y se dará luego de 31 años. 
  • El jueves 22 de agosto de 1968 llegó a Bogotá el papa Pablo VI, siendo el primer pontífice que visitaba a un país latinoamericano
  • La segunda visita se produjo el primero de julio de 1986, cuando el Papa Juan Pablo II llegó a Bogotá. El pontífice estuvo en 10 ciudades durante siete días que se les llamó los ´días blancos´.
Tomado de: www.cec.org.co

domingo, 5 de marzo de 2017

I DOMINGO DE CUARESMA JESÚS ES TENTADO POR EL DIABLO

De los Comentarios de san Agustín, obispo, sobre los salmos (Salmo 60, 2-3)
EN CRISTO FUIMOS TENTADOS, EN ÉL VENCIMOS AL DIABLO 

Resultado de imagen para las tentaciones de jesús
Dios mío, escucha mi clamor, atiende a mi súplica. ¿Quién dice esto? Parece que uno solo. Pero veamos si es uno solo: Te invoco desde los confines de la tierra con el corazón abatido. Por tanto, no se trata de uno solo, a no ser en el sentido de que Cristo, junto con nosotros, sus miembros, es uno solo. ¿Cómo puede uno solo invocar a Dios desde los confines de la tierra? Quien invoca desde los confines de la tierra es aquella herencia de la que se ha dicho al Hijo: Pídemelo: te daré en herencia las naciones, en posesión, los confines de la tierra. Por tanto, esta posesión de Cristo, esta herencia de Cristo, este cuerpo de Cristo, esta Iglesia única de Cristo, esta unidad que formamos nosotros es la que invoca al Señor desde los confines de la tierra. ¿Y qué es lo que pide? Lo que hemos dicho antes: Dios mío, escucha mi clamor, atiende a mi súplica; te invoco desde los confines de la tierra, esto es, desde todas partes.


¿Y cuál es el motivo de esta súplica? Porque tiene el corazón abatido. Quien así clama demuestra que está en todas las naciones de todo el mundo no con grande gloria, sino con graves tentaciones. Nuestra vida, en efecto, mientras dura esta peregrinación, no puede verse libre de tentaciones; pues nuestro progreso se realiza por medio de la tentación y nadie puede conocerse a sí mismo si no es tentado, ni puede ser coronado si no ha vencido, ni puede vencer si no ha luchado, ni puede luchar si carece de enemigo y de tentaciones.

Aquel que invoca desde los confines de la tierra está abatido, mas no queda abandonado. Pues quiso prefigurarnos a nosotros, su cuerpo, en su propio cuerpo, en el cual ha muerto ya y resucitado, y ha subido al cielo, para que los miembros confíen llegar también adonde los ha precedido su cabeza.

Resultado de imagen para las tentaciones de jesús
Así pues, nos transformó en sí mismo, cuando quiso ser tentado por Satanás. Acabamos de escuchar en el Evangelio cómo el Señor Jesucristo fue tentado por el diablo en el desierto. El Cristo total era tentado por el diablo, ya que en él eras tú tentado. Cristo, en efecto, tenía de ti la condición humana para sí mismo, de sí mismo la salvación para ti; tenía de ti la muerte para sí mismo, de sí mismo la vida para ti; tenía de ti ultrajes para sí mismo, de sí mismo honores para ti; consiguientemente, tenía de ti la tentación para sí mismo, de sí mismo la victoria para ti.

Si en él fuimos tentados, en él venceremos al diablo. ¿Te fijas en que Cristo fue tentado, y no te fijas en que venció la tentación? Reconócete a ti mismo tentado en él, y reconócete también a ti mismo victorioso en él. Hubiera podido impedir la acción tentadora del diablo;pero entonces tú, que estás sujeto a la tentación, no hubieras aprendido de él a vencerla.


RESPONSORIO BREVE
V. 
Escúchanos, Señor, y ten piedad, porque hemos pecado contra ti.
R. Escúchanos, Señor, y ten piedad, porque hemos pecado contra ti.
V. Cristo, oye los ruegos de los que te suplicamos.
R. Porque hemos pecado contra ti.
V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Escúchanos, Señor, y ten piedad, porque hemos pecado contra ti.

sábado, 4 de marzo de 2017

EL PAPA HABLA SOBRE MÚSICA SACRA

Al recibir en audiencia a los participantes de un congreso sobre música sacra, el Papa Francisco pidió una mejor formación y una renovación en la calidad de la música que ayude a los fieles a acercarse mejor a Dios.
“Es necesario que la música sagrada y el canto litúrgico sean plenamente ‘inculturados’ en los lenguajes artísticos y musicales de la actualidad” para que “sepan encarnar y traducir la Palabra de Dios en cantos, sonidos, armonías que hagan vibrar el corazón de nuestros contemporáneos, creando también un oportuno clima emotivo que disponga a la fe y sustituya la acogida y la plena participación en el misterio que se celebra”.
Francisco también alertó de una cierta “mediocridad, superficialidad y banalidad” que se da a veces y escapa “de la belleza y de la intensidad de las celebraciones litúrgicas”.
A los participantes del Congreso Internacional de Música Sacra, organizado por el Pontificio Consejo de la Cultura sobre el tema “Música e Iglesia: culto y cultura a 50 años de la Musicam sacram” que se ha celebrado en Roma del 2 al 4 de marzo, explicó que "los protagonistas de este ámbito, músicos y compositores, directores y coristas, animadores de la liturgia, pueden dar una preciosa contribución a la renovación, sobre todo de calidad, de la música sacra y el canto litúrgico”.
El Papa durante el encuentro Foto: L'Osservatore Romano
Para ello el Papa propuso “una adecuada formación musical, también en cuanto se preparan para ser sacerdotes, en el diálogo con las corrientes musicales de nuestro tiempo, con las instancias de las diversas áreas culturales y en actitud ecuménica”.
Por otro lado, Francisco aseguró que todavía es plenamente actual que “la acción litúrgica reviste una forma más noble cuando es celebrada con canto, con los ministros de cada grado que desarrollan su oficio y con la participación del pueblo”.
De esta manera, “la celebración adquiere una expresión más alegre, el misterio de la sagrada liturgia y su naturaleza jerárquica y comunitaria vienen manifestados más claramente, la unidad de los corazones hace más profunda la unidad de las voces".
En su discurso, el Santo Padre mencionó la importancia de la participación del pueblo y afirmó que la Iglesia está llamada a “salvaguardar y valorar el rico y multiforme patrimonio heredado del pasado, utilizándolo con equilibrio en el presente y evitando el riesgo de una visión nostálgica o ‘arqueológica’”.
Tomado de www.aciprensa.com

martes, 28 de febrero de 2017

MIÉRCOLES DE CENIZA

La Ceniza que queremos recibir es un signo comprometedor con el que Dios nos invita a emprender este camino de la Cuaresma con el firme propósito de vivir una gran consigna: Dejarnos reconciliar con Él y con los hermanos.

Resultado de imagen para miercoles de cenizaTres detalles importantes nos van a ayudar:
1. Escuchar la Palabra para que podamos descubrir la voluntad de Dios que nos ama y nos exhorta a vivir estos días como un camino en el que la voz de Dios nos advierte dónde y de que modo actúa el mal, nos enseña cómo vencer nuestra soberbia y cómo ser luz para los hermanos.
2. Vivir en la experiencia de la Caridad Fraterna la oportunidad para abrir el corazón al sufrimiento de nuestros hermanos, que son un don de Dios para nosotros, como dice el Papa Francisco en su mensaje de Cuaresma,
3. Mirar con gratitud el Sacrificio Redentor de Jesús que, en la cruz quiso reconciliarnos con Dios, con los hermanos, para que la alegría de construir puentes que nos unan en la misma esperanza, nos
permita celebrar la Pascua en una comunidad que derriba los muros del odio para abrir la puerta del corazón a la convivencia iluminada por la fe.

Acojamos la palabra del Papa Francisco:

“Queridos hermanos y hermanas, la Cuaresma es el tiempo propicio para renovarse en el encuentro con Cristo vivo en su Palabra, en los sacramentos y en el prójimo. El Señor ―que en los cuarenta días que pasó en el desierto venció los engaños del Tentador― nos muestra el camino a seguir.
Que el Espíritu Santo nos guíe a realizar un verdadero camino de conversión, para redescubrir el don de la Palabra de Dios, ser purificados del pecado que nos ciega y servir a Cristo presente en los hermanos necesitados” (3 Papa Francisco. Mensaje para la Cuaresma 2017)

domingo, 26 de febrero de 2017

DIOS NO DECEPCIONA

Los amigos pueden decepcionar pero “Dios nunca decepciona”, dijo el Papa Francisco durante el rezo del Ángelus en la plaza de San Pedro este domingo 26 de febrero en el Vaticano.
Resultado de imagen para papa francisco“Dios es fiel, es un padre fiel, es un amigo fiel, es un aliado fiel”. “¡Quien se aferra a Dios no se cae nunca! Dios es nuestra defensa contra el mal que está al acecho”, afirmó Francisco.
El Santo Padre explicó que la mirada de Dios es una “mirada benéfica y afectuosa que permanece cotidianamente en vigilia por nuestras vidas. Vidas que transcurren bajo el peso de tantas preocupaciones que amenazan con quitarnos la serenidad y el equilibrio. Pero esta ansiedad es a menudo inútil, porque no puede cambiar el curso de los acontecimientos”.
“Jesús nos exhorta con insistencia a no preocuparnos del mañana –señaló Francisco–, recordando que por encima de todo hay un Padre amoroso que no se olvida nunca de sus hijos. Fiarse de Él no resuelve mágicamente los problemas, pero permite afrontarlos con el ánimo justo”.
En su reflexión previa al rezo del Ángelus, el Pontífice animó a ver en Dios a un Padre cercano, siempre dispuesto a ayudar a todos sus hijos.
“Dios no es un ser lejano y anónimo. Es nuestro refugio, la fuente de nuestra serenidad y de nuestra paz. Es la roca de nuestra salvación, a la cual podemos adherirnos con la certeza de no caernos. Dios es para nosotros el gran amigo, el aliado, el padre, pero no siempre nos damos cuenta. Preferimos apoyarnos en bienes inmediatos y contingentes, olvidando, y algunas veces incluso refutando, el bien supremo que es el amor paterno de Dios”, dijo el Papa.
Resultado de imagen para confianza en DIos PAdre“Sentirlo Padre, en esta época de orfandad, es muy importante. Nos alejamos del amor de Dios cuando andamos buscando obsesivamente bienes terrenales y riquezas, manifestando así un amor exagerado a esta realidad”.
En este sentido, el Pontífice subrayó la importancia de fiarse de Dios para sustentar la vida en el Evangelio, y renunciar a vivir buscando solo lo material: “Jesús nos dice que esta búsqueda afanosa es ilusoria y motivo de infelicidad”.
Por ello, Jesús “da a sus discípulos una regla de vida fundamental: ‘Buscad, en primer lugar, el Reino de Dios’. Se trata de realizar el proyecto que Jesús anunció en el Discurso de la montaña, fiándose de Dios, que no defrauda, haciéndonos administradores fieles de los bienes que Él nos ha dado, pero sin sobreactuar, como si todo, incluso nuestra salvación, dependiera sólo de nosotros”.
El Papa Francisco recordó que “esta actitud evangélica exige una elección clara, que el pasaje evangélico de hoy indica con precisión: ‘No se puede servir a Dios y a las riquezas’. O el Señor, o los ídolos fascinantes más ilusorios”.
Resultado de imagen para confianza en DIos PAdre“Esta elección, que estamos llamados a realizar, tiene repercusión en todos nuestros actos, programas y compromisos. Esta elección debe hacerse de manera clara, y renovarse continuamente, porque las tentaciones de reducirlo todo a dinero, placer, y poder son constantes”.
Esta elección hunde sus raíces en la esperanza cristiana, sustentada en la promesa de Dios. “Mientras que honrar a estos ídolos conduce a resultados tangibles, aunque fugaces, escoger a Dios y a su Reino no siempre muestra de forma inmediata sus frutos. Es una decisión que se toma en la esperanza y que deja en manos de Dios su plena realización”.
“La esperanza cristiana -concluyó el Papa- se sustenta en el cumplimientos futuro de la promesa de Dios, y no se detiene ante ninguna dificultad porque está fundada sobre la fidelidad de Dios, que nunca falla”.
Tomado de www.aciprensa.com

domingo, 12 de febrero de 2017

NO SEAMOS CRISTIANOS DE FACHADA

Ser cristianos de sustancia y no de fachada, fue el reclamo del Papa Francisco a los fieles reunidos para el rezo del Ángelus dominical en la Plaza de San Pedro, a quienes también exhortó a ir a la raíz del pecado y a no insultar al hermano, pues quien lo hace, “le asesina en el corazón”.
Resultado de imagen para papa francisco“Que la Virgen María, mujer de la escucha dócil y de la obediencia alegre” –exhortó el Pontífice–, nos ayude a vivir más acordes al Evangelio “para ser cristianos ¡no de fachada, sino de sustancia! Y esto es posible con la gracia del Espíritu Santo que nos permite hacer todo con amor y así cumplir plenamente la voluntad de Dios”.
En sus palabras previas al rezo de la oración mariana, el Santo Padre se refirió a la relación que tiene que haber con el prójimo.
“No os insultéis, quien insulta a un hermano le asesina en el corazón”, advirtió el Papa Francisco. El Pontífice quiso explicar así que hay que evitar caer en el formalismo a la hora de interpretar los Diez Mandamientos, y que hay que ir a la raíz del pecado.
El Santo Padre explicó que “Jesús quiere ayudar a sus discípulos a realizar una reinterpretación de la Ley mosaica. Aquello que se había dicho en la antigua alianza era verdadero, pero no era todo: Jesús vino para dar cumplimiento y para promulgar de forma definitiva la ley de Dios, huyendo del formalismo, del: ‘esto puedo hacerlo, esto no puedo hacerlo. Hasta aquí puedo, hasta aquí no puedo’”.
“En particular, en el Evangelio de hoy, Jesús examina tres aspectos: el homicidio, el adulterio y el juramento”, apuntó.
En relación al mandamiento de “no matarás”, Jesús “afirma que este mandamiento se viola no sólo cuando se produce un homicidio efectivo, sino también cuando tenemos un comportamiento que ofende la dignidad de la persona humana, incluyendo las palabras injuriosas. Es cierto que esto no tiene la misma gravedad que el asesinato, pero se sitúa en la misma línea debido a que comparten las mismas premisas y revelan la misma malevolencia”.
En este sentido, el Pontífice advirtió que los insultos comparten naturaleza con el homicidio. “Estamos habituados a insultarnos. Resulta ya como decir ‘buenos días’. Y eso está en la misma línea del asesinato. Quien insulta al hermano, asesina en el corazón al hermano. Por favor, no os insultéis”, pidió.
Otro aspecto examinado por Jesús en el Evangelio es la ley matrimonial. “El adulterio estaba considerado como una violación del derecho de propiedad del hombre sobre la mujer. En cambio, Jesús va a la raíz del mal. Al igual que se llega al homicidio por medio de las injurias y de las ofensas, así se llega al adulterio a través de los deseos hacia una mujer que no es su esposa. El adulterio, como el robo, la corrupción y todos los demás pecados, primero se producen en nuestro interior y, una vez que se produce en el corazón la decisión equivocada, se sitúan en un acto concreto”.
Por último, recordó que “Jesús dice a sus discípulos que no juren, en cuanto que el juramento es un signo de la inseguridad y de la duplicidad con que se desarrollan las relaciones humanas. Se instrumentaliza la autoridad de Dios para dar seguridad a nuestros asuntos humanos. Más bien estamos llamados a instaurar entre nosotros, entre nuestras familias, entre nuestra comunidad, un clima de claridad y de confianza recíproca, de tal manera que podamos confiar en los demás sin necesidad de recurrir a la intervención superior para ser creídos”.
“No os insultéis, no miréis con ojos posesivos a la mujer del prójimo, y no juréis. Son tres cosas que pide Jesús. Es muy fácil”, finalizó.
tomado de: https://www.aciprensa.com/noticias/el-reclamo-del-papa-en-el-angelus-no-sean-cristianos-de-fachada-sino-de-sustancia-18695