ORACIÓN A LA VIRGEN DE LA SALUD

¡Virgen María, Madre de la Salud! Tu Hijo divino te encargó que fueras también Madre de todos los hombres. Desde entonces, con admirable fidelidad, has estado presente en la vida de la Iglesia y de cada uno de sus hijos; como ejemplar de todas las virtudes personales y comunitarias; como medianera nuestra ante Dios, y como madre de la vida divina que Cristo nos comunica.
Tú conoces nuestros sufrimientos y problemas, nuestras infidelidades y caídas. A ejemplo tuyo y con tu ayuda, aceptamos el plan de nuestro Padre Celestial que, en Cristo y por el Espíritu Santo quiere salvarnos a través de las pruebas y sufrimientos de la vida temporal, hasta darnos la plenitud de su vida sin término. Amén.

miércoles, 17 de agosto de 2016

AVISO IMPORTANTE

Apreciados peregrinos, por motivos de las obras de infraestructura vial que se están realizando entre Madrid y Facatativá, en el paso por el sector llamado "El Corzo", a 6 kilómetros de Bojacá, se presentó la necesidad de quitar temporalmente la imagen en piedra de Nuestra Señora de la Salud que se encuentra en ese sector para recibir los peregrinos. Esto no significa que se quite definitivamente sino que será trasladada a un lugar más propicio de acuerdo a las obras que se hacen de ampliación de la vía. Así mismo, después de la fiesta solemne de la Virgen Nuestra Señora de la Salud de Bojacá, el paso por ese sector de "El Corzo" será temporalmente cerrado (1 mes aproximadamente) para adelantar las obras necesarias de ampliación de la vía. La entrada a Bojacá para visitar el Santuario se puede realizar de la siguiente manera:


1) a) Si viene de Bogotá por Madrid (Cund), después del peaje, en la primera curva, hay un breve cruce que lo conduce a la vía que lo lleva de El Corzo a Bojacá.
b) Si prefiere, al entrar a Madrid, busque la base de la Fuerza Aérea Colombiana en Madrid y por allí puede llegar a Bojacá pasando por Las piedras de Chivo negro.

2) Si Ud viene de Facatativá, después de pasar Cartagenita (y pasar el cruce a Zipacón), avance hasta el cruce que hay después de las ruinas de los ferrocarriles y ese cruce lo llevará a la vía a Bojacá.




Que Nuestra Señora de la Salud siga bendiciendo a tantos peregrinos que diariamente buscan su protección y auxilio. Dios les bendiga.

DURANTE TODO ESTE TIEMPO EL SANTUARIO FUNCIONARÁ COMO SIEMPRE LO HA HECHO, NO SERÁ CERRADO. 

jueves, 4 de agosto de 2016

Episcopado pide solidaridad con migrantes cubanos y haitianos

El episcopado colombiano manifiesta su dolor y honda preocupación por las dificultades que están atravesando los migrantes cubanos y haitianos que están en la zona del Urabá.
Migrantes UrabáHacen un llamado a la comunidad internacional para que piensen "en los mejores modos" de resolver las problemáticas migratorias, asegurando el respeto a los derechos humanos y haciendo sentir la cercanía, solidaridad y ayuda efectiva.
"Hoy se hace necesario poner en marcha iniciativas coordinadas entre los gobiernos para actuar en profundidad y resolver eficazmente los problemas migratorios", señala el comunicado que es firmado por monseñor Óscar Urbina Ortega, arzobispo de Villavicencio y vicepresidente del episcopado.
Asimismo invitan al pueblo colombiano a acabar con cualquier forma de indiferencia e impulsar la acogida y solidaridad.
"Invitamos a los fieles católicos a actuar la fe, la esperanza y la caridad que permiten reducir las distancias que nos separan de los dramas humanos, a mirarlos con ojos de misericordia y a promover una cultura del encuentro", señala el comunicado.
Finalmente los obispos agradecen los esfuerzos de acogida y atención que la diócesis de Apartadó ha tenido con los migrantes e invitan a estos ciudadanos a mantener viva la esperanza. "Los tenemos vivamente presentes en nuestras oraciones; encomendamos sus necesidades, anhelos y esperanzas a la protección maternal de María Madre, Reina de la Misericordia".

Tomado de: http://www.cec.org.co/sistema-informativo/destacados/episcopado-pide-solidaridad-con-migrantes-cubanos-y-haitianos

domingo, 31 de julio de 2016

LA PRÓXIMA JORNADA DE LA JUVENTUD SERÁ EN AMÉRICA LATINA

La Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) se celebrará por quinta vez en su historia en el continente americano, anunció el Papa Francisco esta mañana en el Campus Misericordiae de Cracovia, Polonia. El país elegido es Panamá.
Resultado de imagen para JMJEn sus palabras previas al rezo del Ángelus, el Santo Padre señaló que “la Providencia de Dios siempre nos precede. Pensad que ya ha decidido cuál será la próxima etapa de esta gran peregrinación iniciada por san Juan Pablo II en 1985”.
“Y por eso os anuncio con alegría que la próxima Jornada Mundial de la Juventud —después de las dos de ámbito diocesano— será en 2019 en Panamá”, dijo, seguido de los gritos de alegría de los jóvenes presentes en el Campus Misericordiae.
Las JMJ fueron creadas por San Juan Pablo II, y se celebran cada año en las diócesis de todo el mundo. Pero cada cierto tiempo, en un evento especial, congregan a jóvenes de todo el planeta en una ciudad para celebrar la alegría de la fe y compartir con el Papa.
La primera Jornada Mundial de la Juventud se celebró en Roma (Italia), en 1985. Dos años más tarde se celebró la primera JMJ en el continente americano, en Buenos Aires (Argentina).
La segunda JMJ que se celebró en América fue la de Denver (Estados Unidos) en 1993. La tercera fue la de Toronto (Canadá) en 2002.
La última JMJ en América fue la de Río de Janeiro, en 2013. Esta fue la primera JMJ que presidió el Papa Francisco.
https://www.aciprensa.com/noticias/la-jmj-vuelve-a-america-el-papa-francisco-hizo-anuncio-oficial-68464/

domingo, 24 de julio de 2016

REFLEXIÓN DEL PAPA FRANCISCO SOBRE LA ORACIÓN

En el último Ángelus del mes de julio antes de que dé inicio la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia, el Papa Francisco explicó la importancia de llamar Padre a Dios y rezar cada día confiando en Él.
Resultado de imagen para padrenuestroExplicó que el Evangelio muestra a Jesús que ora el Padre Nuestro, una oración que comienza con la palabra “Padre”. “Esta palabra es el ‘secreto’ de la oración de Jesús, es la llave que Él mismo nos da para que podamos entrar también nosotros en esa relación de diálogo confidencial con el Padre que ha acompañado y sostenido su vida”.
Francisco afirmó que “la oración de Jesús es la oración cristiana, es antes que nada, un hacer sitio a Dios, dejándole manifestar su santidad en nosotros y haciendo avanzar su reino a partir de la posibilidad de ejercitar su señoría de amor en nuestra vida”.
El Papa recordó que en el Padre Nuestro también se pide por el pan, el perdón y la ayuda en las tentaciones. “El pan que Jesús nos hace pedir es el necesario, no el superfluo; es el pan de los peregrinos, un pan que no se acumula y no se estropea, que no retarda nuestra marcha”.
“El perdón es, antes de todo, aquél que nosotros mismos recibimos de Dios: solo la conciencia de ser pecadores perdonados de la infinita misericordia divina puede hacernos capaces de cumplir concretos gestos de reconciliación fraterna”.
Por último, “no caer en la tentación” expresa “la conciencia de nuestra condición, siempre expuesta a las insidias del mal y de la corrupción”.
Resultado de imagen para padrenuestroEn el Evangelio del día también hay dos parábolas que “quieren enseñar a tener plena confianza en Dios, que es Padre”. “Él nos conoce mejor que nosotros mismos nuestras necesidades. Pero quiere que le presentemos con audacia e insistencia, porque este es nuestro modo de participar en su obra de salvación”, añadió.
El Papa explicó que “la oración es el primer y principal ‘instrumento de trabajo’ que tenemos en nuestras manos”. “Insistir a Dios no sirve para convencerlo, pero robustece nuestra fe y nuestra paciencia, es decir, nuestra capacidad de luchar junto a Dios por las cosas de verdad importantes y necesarias”.
Francisco destacó también la importancia del Espíritu Santo y afirmó que sirve “para vivir bien, vivir con sabiduría y amor, haciendo la voluntad de Dios”. 

domingo, 17 de julio de 2016

REFLEXIÓN DEL PAPA FRANCISCO SOBRE EL RELATO DE MARTA Y MARÍA

El Evangelio de Marta y María centró el rezo del ángelus de este domingo del Papa Francisco, quien aprovechó para hablar de la hospitalidad y denunciar cómo en muchos centros de ancianos no se busca acoger y escuchar, sino otros intereses que nada tienen que ver con la fraternidad.
“La hospitalidad aparece verdaderamente como una virtud humana y cristiana, una virtud que en el mundo de hoy está en riesgo de ser descuidada”, subrayó el Papa durante el rezo del ángelus.
“Se multiplican los hogares de ancianos, pero no siempre en estos ambientes se practica una verdadera hospitalidad”, denunció. De hecho, “se da vida a varias instituciones que proveen a muchas formas de enfermedad, de soledad, de marginación, pero disminuyen la probabilidad para quien es extranjero, marginado, excluido de encontrar cualquier puesto disponible y escucharlo”.
El Santo Padre también denunció que esto suceda “en la propia casa, entre los propios familiares” que “buscan encontrar más fácilmente servicios y cuidados diversos antes que escucha y acogida”.
“Ambas ofrecen acogida al Señor, pero lo hacen de modo diverso. María se sienta a los pies de Jesús y escucha su palabra, en su lugar, Marta está afanada en preparar cosas”, explicó el Papa.
“En su afanarse y darse a hacer Marta se arriesga a olvidar lo más importante, es decir, la presencia del invitado, de Jesús”.
Francisco señaló que “el invitado no va simplemente servido, nutrido, acogido” sino que necesita “sobre todo que sea escuchado, acogido como persona, con su historia, con su corazón rico de sentimientos y pensamientos, para que así puede sentirse realmente en familia”.
El Santo Padre pidió no olvidar que “también en la casa de Marta y María, Jesús, antes de ser Señor y Maestro, es peregrino e invitado”. Y por eso Jesús le dice “Marta, Marta, ¿por qué te preocupas y te agitas por muchas cosas que hacer por el invitado hasta olvidar su presencia?”.
En definitiva, “para acogerlo no son necesarias muchas cosas” sino solo una: “escucharlo, demostrarle una actitud de hermano, de modo que parezca que esté en familia y no en un refugio temporal”.
Tomado de: https://www.aciprensa.com/noticias/el-papa-invita-a-ser-hospitalario-con-el-projimo-y-acoger-al-que-tiene-necesidad-63299/

domingo, 10 de julio de 2016

FIESTA PRINCIPAL DE NUESTRA SEÑORA DE LA SALUD

Apreciados peregrinos, como todos los años, el SEGUNDO DOMINGO DE SEPTIEMBRE celebramos con solemnidad, con alegría y mucha fe, la fiesta de Nuestra Señora de la Salud. Todos invitados a expresarle nuestro amor a la reina del cielo, a nuestra Madre María. 


Si alguno desea dar alguna donación para la fiesta de la Virgen puede hacerlo en el despacho parroquial. Dios bendecirá su generosidad. 

MENSAJE DEL PAPA EN LA PARÁBOLA DEL BUEN SAMARITANO

El Papa Francisco presidió un domingo más el ángelus desde la ventana del estudio del palacio apostólico y comentó la parábola del “buen samaritano” afirmando que “este es el camino para entrar en la vida eterna”.
Este relato “indica un estilo de vida, en cuyo centro no estamos nosotros mismos sino los otros, con sus dificultades, que encontramos en nuestros camino y que nos interpelan”.
Al igual que en el Evangelio, Francisco aseguró que cada uno puede preguntarse “¿quién es mi prójimo?” y por eso Jesús respondió con esta parábola en la que se cuenta cómo habiendo un hombre en una calle de Jerusalén unos bandidos le asaltaron y dejaron abandonado. Pasó un sacerdote, luego un levita, pero no le ayudaron. Después pasa un samaritano, un habitante de Samaria, una región despreciada por los judíos, y él lo ayuda.
El Papa explicó que esto muestra cómo no se debe “catalogar a los otros para decidir quien es mi prójimo y quien no lo es”. “Depende de mi ser o no ser prójimo de la persona que encuentro y que tiene necesidad de ayuda, también si es extraña o quizás hostil”, añadió.
“La actitud del buen samaritano es necesaria para dar prueba de nuestra fe, la cual ‘si no está hecha de obras en sí misma está muerta’, como recuerda el apóstol Santiago”.
Francisco destacó que “mediante las buenas obras, que hacemos con amor y con alegría hacia el prójimo, nuestra fe nace florece y lleva fruto”.
El Pontífice pidió preguntarse si la fe de cada uno es fecunda, si produce buenas obras o sin embargo “es más estéril y entonces está más muerta que viva”.
“Al final seremos juzgados sobre las obras de misericordia, el Señor podrá decirte: ‘¿Te acuerdas de aquella vez, sobre la calle de Jerusalén a Jericó? Ese hombre medio muerto era yo’”.
El Santo Padre concluyó pidiendo ayuda a la Virgen María para “caminar en la vía del amor generoso hacia los otros, la vía del buen samaritano”.